Blog

El Notariado italiano y sus amenazas actuales.

05 mar. 2015
Italia

Una vez estudiado el régimen liberalizador del Notariado en Holanda, la experiencia en Portugal y la peligrosa deriva en Francia si los #notairesfuribards no consiguen detener la Ley Macron, vamos a analizar la situación del Notariado en Italia.

 

Breve aproximación al Notariado en Italia.

 

 

Podemos empezar por dar unas pinceladas del notariado italiano, que, obviamente, es de tipo latino. De la página del Consiglio Nazionale del Notariato podemos extraer que el Notario es un funcionario público al que el Estado atribuye el poder para dar fe pública, teniendo el carácter de tercero imparcial e independiente, que asesora a las partes, configura su voluntad, redacta el documento y esta presente en el momento de la firma. Como vemos, la configuración es bastante similar a la nuestra, por lo que resulta más sencillo destacar las diferencias. 

 

Una de las de mayor calado es que el notario recauda los impuestos de los actos en los que interviene en nombre del Estado. Además, el Notario está bajo supervisión estatal y tributaria: Todas las escrituras están sujetas a inspecciones periódicas, cada cuatro meses por la Agencia Tributaria y cada dos años por el Ministerio de Justicia.

 

Además, los aranceles notariales fueron liberalizados por el artículo 9 del Decreto-Ley 1/2012, de 24 de enero. Para más información me remito a este post sobre el asunto.

 

El acceso al título de Notario presenta tres fases: primero un título universitario de derecho, luego unas prácticas en una oficina notarial por 18 meses, y por último un examen oral y escrito organizado anualmente por el Ministerio de Justicia, al que no se puede presentar una misma persona más de tres veces. También hay un límite máximo de edad de 50 años para participar. 

 

 

El Notario italiano sí puede decirse que es un Notario 3.0

 

 

La digitalización del notariado italiano parece que ha sido un éxito, cosa que digo desde la admiración pero un poco también desde la sana envidia. Como muestra, apuntar que se están realizando actuaciones en materia de identidad y sucesiones digitales, y éstas se destacan en la página oficial del notariado italiano como parte integrante de la esencia del notariado y de digitalización. 

 

Efectivamente, hay una preocupación seria por las relaciones y transacciones electrónicas y en la protección y seguridad de las mismas, en la herencia digital, el acceso correos electrónicos o redes sociales del fallecido. Y lo hace desde el acertado punto de vista de decir que la importancia de esta materia no es solamente económica sino también humana y social.

 

También se preocupa por el hecho de que los principales operadores de servicios de Internet y redes sociales tengan sus domicilios fuera de Italia. Se ha formado un grupo de trabajo con Microsoft y Google para desarrollar un protocolo que permita a los italianos resolver problemas de herencias digitales de modo rápido y sencillo con los operadores o prestadores de servicios web extranjeros. Además la solución italiana quiere ser un test y antesala de una solución europea.

 

Pero no se queda ahí la voluntad de digitalización: Las oficinas notariales actuales tienden a eliminar el papel y desde 2013 es posible tener un documento público notarial creado exclusivamente de manera electrónica. Aunque sólo es obligatorio para contratos con la administración, a requerimiento de los interesados puede ser formalizado cualquier otro acto. 

 

Las partes en vez de firmar un documento de papel utilizarán sus firmas electrónicas junto con la del Notario, que contiene su sello, para formalizar el documento. Utilizando un sistema especial de conservación del documento electrónico y de acuerdo con las normas internacionales de seguridad y de durabilidad, se almacena en un servidor del Consejo Nacional del Notariado.

 

 

¿Cuál es el contenido del Proyecto de Ley que amenaza al Notariado?

 

 

El Decreto, sobre el papel y sin una interpretación profunda, liberaliza la actuación notarial en ciertas transmisiones de bienes inmuebles y en materia societaria, permitiendo a los abogados hacer funciones notariales.

 

Concretamente, el proyecto de ley sobre competencia en el artículo 29 dice que en la venta o donación, así como en la constitución o modificación de derechos sobre bienes inmuebles de uso no residencial con valor catastral que no exceda de 100.000 euros, la autenticación de su suscripción podrá ser hecha por abogados autorizados para ejercer, siempre que estos tengan contratada una póliza de seguro de por lo menos el valor de la propiedad. Eso supondrá extender a cerca de doscientos cuarenta mil abogados atribuciones de dación de fe pública.

 

Comenta además Matteo Grandi que el Proyecto también elimina la obligación de otorgar escritura pública para constituir una sociedad de responsabilidad limitada con capital inferior a 20.000 euros, siendo un contrasentido eliminar la actuación de los notarios, que son los que ofrecen en Italia el 90% de los avisos de operaciones sospechosas a la Policía Financiera. Se prevé entonces mayor facilidad para la constitución de sociedades fraudulentas, tal y como efectivamente ha pasado en Portugal con la iniciativa “Empresa na hora”.

 

 

Comunicado oficial del Consiglio Nazionale del Notariato

 

 

Desde el Consiglio Nazionale del Notariato se critica esta decisión desde varios puntos de vista, para lo cual se ha publicado en su web una nota de prensa el pasado 20 de febrero de 2015 en la que defiende sus posiciones y que si el Decreto resulta aprobado, los ciudadanos estarán más expuestos a la delincuencia, al abuso y al fraude, con el consecuente daño económico y social.

 

En el sector inmobiliario, el Consiglio Nazionale del Notariato se remite al fraude hipotecario masivo en los Estados Unidos con la crisis de las hipotecas subprime, que ha perjudicado a millones de ciudadanos estadounidenses que se han quedado sin hogar como consecuencia del fraude, lo cual traté hace poco en este post.

 

En materia societaria, comienza por la idea de que el Banco Mundial, la OCDE y el GAFI han declarado que la desregulación es causa directa del lavado de dinero, la evasión fiscal y la corrupción. Además se ha profundizado en la necesidad de un registro de empresas fiable, que no puede sino estar alimentado exclusivamente con títulos público sujetos al control de legalidad de los notarios.

 

 

Lo que subyace en la reforma: ¿Un regalo a la banca y a las aseguradoras?

 

 

Por si no fuera poco perjudicial ya de por sí esta lectura directa y sin profundizar demasiado en la norma, lo cierto es que de manera indirecta, mediante la interpretación conjunta de varios artículos de la misma, encontramos una situación más perjudicial y retorcida, que es la que algunos medios de comunicación y nuestros compañeros italianos están en redes sociales denunciando con el hashtag #rottamalatutela

 

Además el primer ministro Matteo Renzi, para darle un carácter mediático al Decreto ha previsto  y declarado que habrá resistencia por parte de los lobbies, entre ellos el de los Notarios. Se vende desde el Gobierno que se trata de medidas liberalizadoras que supondrán un verdadero impulso para la economía, eliminando burocracia y privilegios y por tanto beneficiando a los ciudadanos.

 

Pero como dice Matteo Grandi es curioso que se apele a la resistencia de un lobby como el notarial cuando tras el decreto en cuestión se esconde un regalo para los más fuertes de todos los lobbies, el bancario y el de las aseguradoras. Y eso que el propio autor se muestra crítico con el cuerpo notarial y su función de grupo de presión, pero entiende que, sin ánimo de proteger al cuerpo notarial sin razón, hay que primar los derechos de los ciudadanos, cosa que en este caso va a resultar afectada.

 

Coinciden este artículo y también este otro, en que el objeto de la reforma es simplemente eliminar a los notarios y desplazar la actuación inmobiliaria a los bancos y a las entidades aseguradoras. Por ello se dice que bajo el pretexto de la liberalización y la eliminación de los privilegios a un funcionario público, como es el notario, se van a entregar privilegios y un monopolio a entidades privadas, regidas por el interés exclusivo de sus accionistas. 

 

¿Y cómo se puede hacer eso? Parece que el Decreto no lo hace de manera directa, clara y transparente, sino que será el resultado de la combinación de la norma que permite a los abogados realizar funciones notariales con la norma que permitirá la entrada de socios capitalistas en sociedades profesionales.

 

Por ejemplo, la casualmente recién operativa sociedad Unicredit Subito Casa va a ofrecer la actividad notarial de manera indirecta, porque pese a que el Proyecto de Ley atribuye a los abogados y no a los bancos ni a las aseguradoras la posibilidad de actuar como notarios en ciertos casos, también permite que los bancos o grandes empresas sean socios fundadores y capitalistas en sociedades profesionales que ofrezcan esos servicios por medio de abogados que estén empleados. 

 

Dicho de otro modo: el banco constituye una sociedad profesional con uno o varios abogados, a los que retribuye para que realicen funciones notariales. Por supuesto, cada abogado que vaya a realizar estas actuaciones debe estar debidamente asegurado, lo que implica que las aseguradoras también tienen su parte del pastel.

 

Es lógico para el autor del artículo pensar que se creará un monopolio de los Bancos y aseguradoras que incluya toda la cadena de comercialización de los inmuebles, la preparación documental de la venta y de la hipoteca, la compraventa con la hipoteca y la cobertura de los seguros que requiera la transacción o la propiedad. Además se prevé que sea la manera perfecta de tener atado al cliente desde el inicio, ofreciendo descuentos que eliminen competidores del mercado, como al resto de notarios, a los agentes de la propiedad inmobiliaria o empresas no vinculadas a los grandes bancos.

 

 

Dudas sobre si habrá o no beneficios para el ciudadano.

 

 

Dice Matteo Grandi que lo verdaderamente importante es que el notario es un tercero imparcial y se asegura de que el ciudadano no está gastando sus ahorros en operaciones de riesgo, como  por ejemplo, casas ilegales o hipotecadas o de falsos propietarios. Por tanto, de prosperar el Decreto, nadie protegerá al consumidor de los abusos bancarios, pues el Notario quedará reemplazado por meros autenticadores de firmas orientados a buscar el interés de la empresa que sea el socio capitalista.

 

Pero lo peor de todo es que los ciudadanos pueden llegar a tener la ilusión de que la medida ha supuesto una disminución de los costes: Como dijimos al principio, el Notario se encarga de recaudar impuestos para el Estado, por lo que no todo lo que se paga en la Notaría termina en los bolsillos del Notario. La sociedad que ejerza funciones notariales no tendrá la obligación de recaudar los impuestos en nombre del Estado, con lo cual el cliente tendrá la impresión de que es más barato… aunque luego tenga que pagar él mismo, como es lógico, los impuestos. 

 

Es criticada esta medida también, por tanto, desde el punto de vista de la falta de transparencia en la fijación de precios, posible alteración de la competencia y hasta engaño al consumidor, que en una rápida comparativa puede pensar que el Notario es más caro cuando puede ser que no sea así.

 

Se oyen algunas voces favorables al Proyecto desde la opinión pública alegando que es una exageración decir que la voluntad subyacente es entregar la fe pública a los lobbies bancarios y de seguro, pues la Ley únicamente habla de que el servicio notarial puede prestarlo un abogado en ciertas operaciones. También se dice que los Notarios no dejarán de prestar ese servicio, pero lo harán en competencia con otros operadores, lo que permitirá beneficiar al consumidor pues se bajará el precio aunque sea a costa de perjudicar la calidad del servicio y, si el consumidor recela del Banco o de un abogado, siempre podrá acudir al Notario.

 

Llaman especialmente la atención dos cosas: La primera, que se asume, de manera peligrosa que es posible esperar algún detrimento de la imparcialidad del Notario si tiene que bajar mucho los precios por razón de la competencia. Pero lo más extraño es leer que se puede vivir con ese riesgo, pues el beneficio económico es innegable.

 

La segunda es que se da por sentado que los precios van a ser inferiores a los actuales, pero hay que tener en cuenta que al aumentar el número de implicados, los costes pueden hasta aumentar. Dónde antes cobraba el Notario, ahora cobrará el abogado y la sociedad profesional en la que preste sus servicios. 

 

Comenta además Maurizio D’Errico, Presidente del Consiglio Nazionale del Notariato que no es cierto que los costos bajarán, pues simplemente se sustituye a un profesional por otro, pero sin control sobre el acto: Ni habrá inspecciones del Ministerio de Justicia, ni obligación de guardar documentos originales.

 

Es extraño este devenir de los acontecimientos porque los cambios que en Italia se han producido en los últimos años recuerda Matteo Grandi que, lejos de suponer ventajas para los consumidores, han supuesto problemas: Pone como ejemplo que desde 2005 que los cambios en la propiedad de automóviles ya no son de la exclusiva responsabilidad de los notarios, y el costo de la operación ha pasado de una media de 35 a 80 euros.