Blog

Soy extranjero residente en España: ¿Debería cambiar mi testamento?

03 jun. 2015
Testamento cambiar

This text is in spanish. For the english versión click here.

 

Las sucesiones en la Unión Europa han experimentado un profundo cambio con la aprobación y publicación del Reglamento nº 650/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo de 4 de Julio de 2012 (publicado el 27 de julio 2012), relativo a la competencia, ley aplicable, el reconocimiento y la ejecución de las resoluciones, a la aceptación y la ejecución de los documentos públicos en materia de sucesiones mortis causa, y  a la creación de un certificado sucesorio europeo.

 

 

Es clave la elección de una única Ley aplicable a la sucesión.

 

 

El Reglamento tiene como punto de partida la idea de que los ciudadanos europeos deben poder planear y organizar su sucesión eligiendo la Ley aplicable a la misma, y una de las formas de permitirlo es evitar la fragmentación de la sucesión. 

 

En efecto, no es infrecuente ver cómo un ciudadano extranjero tenía un testamento en su país de origen y se plantea hacer otro en el lugar de residencia habitual que abarque los inmuebles, derechos o cuentas bancarias de ese país, e incluso un tercer testamento si hay un inmueble que es segunda residencia en otro país distinto.

 

Se intenta por tanto eliminar esa costumbre de tener tantos testamentos como vinculaciones con países de la Unión Europea, lo cual evitará realizar trámites distintos, en países distintos y bajo distintas normas. Por ello, se establece el principio de que una única ley rija la totalidad de la sucesión, ya sea la del lugar de residencia habitual o la de la nacionalidad..

 

Sin ánimo de entrar a analizar exhaustivamente el contenido del Reglamento, voy a tratar de aclarar las dudas que muchos ciudadanos extranjeros están planteando en mi despacho en las últimas semanas, y que se sintetizan en la siguiente pregunta: ¿Debo cambiar mi testamento? 

 

 

El 17 de agosto de 2015 entra en vigor el Reglamento

 

 

El Reglamento será plenamente aplicable a la sucesión de las personas que fallezcan el 17 de agosto de 2015 o después de esta fecha. 

 

Por eso es importante que el ciudadano extranjero que tenga testamento ya hecho en España revise su contenido antes de dicha fecha para asegurarse de que su voluntad será efectivamente aplicada. Además, el ciudadano extranjero que no tenga hecho testamento en España, también debería aprovechar para informarse y, en su caso, otorgar un testamento que ya esté adaptado al Reglamento.

 

 

¿En qué países se aplica el Reglamento?

 

 

Se aplica en todos los países de la Unión Europea, excepto en Reino Unido, Irlanda  y Dinamarca. En estos países el Reglamento no será de aplicación en tanto no opten expresamente por su adhesión. No obstante, los ciudadanos de dichos países que residan habitualmente en otros Estados Miembros en que sí vaya a ser aplicable, como España, sí pueden verse afectados. 

 

 

Consulte a su Notario, es gratis.

 

 

Si tiene Vd. dudas, es conveniente que acuda a su Notario con la copia de su testamento anterior, para que éste lo examine y le aconseje sobre la conveniencia o no de adaptarlo en todo o en parte. 

 

Si al otorgar testamento Vd. optó por la Ley de su nacionalidad expresamente y así lo refleja el documento, quizás no sea necesario adaptar el testamento. No obstante, es conveniente que el Notario valore si la expresión de esa opción cumple con los requisitos del Reglamento, pues la mera mención de la nacionalidad, o de que el testamento es válido conforme a su Ley nacional pueden no ser suficientes.

 

Recuerde que esta consulta es gratuita, y que el único coste que asumirá será el de cambiar el testamento si decide hacerlo. Es posible que su testamento esté ya adaptado, sobre todo si lo ha firmado hace poco, y no tenga nada que corregir o ampliar.

 

 

¿Qué tengo que hacer para adaptar mi testamento al Reglamento?

 

 

Lo primero es pensar y elegir qué ley quiere Vd. que se aplique a su sucesión: La  Ley de su residencia habitual al fallecer, o la Ley del estado de su nacionalidad al realizar la elección o al momento del fallecimiento. Si tiene varias nacionalidades, podrá elegir entre ellas. Para ello deberá valorar circunstancias como su estado civil, la existencia de descendientes, la localización de los bienes, la mayor o menor libertad para organizar la sucesión en la Ley de su nacionalidad, etc. 

 

Si Vd. elige alguna de esas leyes antes del 17 de agosto de 2015, su testamento será perfectamente válido pasada esa fecha y sus disposiciones testamentarias producirán los efectos que Vd. ha previsto.

 

Si Vd. no elige ninguna de esas leyes, el artículo 21.1 del Reglamento establece como ley aplicable a la totalidad de la sucesión la del Estado en el que la persona fallecida tuviera su residencia habitual en el momento del fallecimiento. Recuerde que en España existen restricciones a la libertad de disposición por causa de muerte, denominadas legítimas, lo que puede llevar a distorsionar su voluntad, si ésta es que su cónyuge sea más beneficiado que sus hijos.

 

 

Debo adaptar mi testamento y ya sé qué Ley quiero que rija mi sucesión… ¿ahora qué?

 

 

Debe Vd. cambiar o adaptar el testamento, para lo cual hay dos posibilidades: La primera es redactar un testamento complementario al que ya tenía. En ese caso, el testamento anterior mantendría su validez y el nuevo testamento se limitaría a incluir las manifestaciones o cláusulas que sean necesarias.

 

La otra opción es redactar un nuevo testamento adaptado plenamente al Reglamento en todos sus puntos, dejando el anterior sin efecto y clarificando en un único documento todos los aspectos de su sucesión que sean relevantes. Por supuesto, si sus circunstancias personales han cambiado, puede ser un momento para pensar además en un cambio más profundo del mismo.

 

En cualquier caso, la elección en última instancia es suya. La diferencia de coste entre ambas opciones no es en absoluto relevante, por lo que no debería ser eso lo que defina su elección, pues como veremos, el coste de un nuevo testamento es asumible por prácticamente todo el mundo.

 

 

¿Cuánto me va a costar?

 

 

Un testamento notarial cuesta unos 50 euros, copia del mismo incluida. No obstante, hay que tener en cuenta que dicho coste depende del número de hojas que tenga el testamento, por lo que, si lo quiere traducido, el coste será algo mayor.

 

Eso es importante porque si Vd. quiere que su testamento esté redactado en español y en su lengua propia, utilizando el sistema de la doble columna, el coste podrá ser doble, pues el documento será más extenso y se hará necesaria la traducción.