Blog

Actas de herederos en el Proyecto de Jurisdicción Voluntaria

25 sep. 2014
IMG_3601

(ACTUALIZADO: Con la entrada en vigor de la Ley 15/2015 de 3 de julio de la Jurisdicción Voluntaria, las actas de declaración de herederos tienen una nueva regulación, que se puede consultar siguiendo este enlace)


En mi opinión, uno de los indudables aciertos del Proyecto de Ley de Jurisdicción Voluntaria es atribuir a los notarios la tramitación de todas las declaraciones de herederos, y no sólo las que hasta ahora reconocía el artículo 979 de la Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881 (no derogado por la Ley de Enjuiciamiento Civil de 7 de enero de 2000), que eran las de descendientes, ascendientes o cónyuge del causante. Dicho artículo queda derogado expresamente por el Proyecto.

 

Finalmente la declaración de herederos de colaterales será fácil.

 

Efectivamente, cuando estaban interesados en la sucesión descendientes, ascendientes o cónyuge, la tramitación del acta de declaración de herederos era rápida, ágil y económica. Cuando estaban interesados colaterales, el procedimiento era bastante más lento que una declaración notarial. También era sensiblemente más caro, aunque el abaratamiento venga fundamentalmente por prescindir de la figura del abogado con carácter obligatorio en la tramitación del expediente, pasando a ser potestativa, aunque generalmente recomendable, como comenté en este post, pues facilita mucho el trabajo del resto de profesionales a la hora de obtener y procesar los documentos que los interesados presentan. Además, al tramitarse judicialmente, había un cierto ambiente conflictual que podía perjudicar las relaciones familiares y entorpecer una posible partición amistosa del caudal hereditario.

 

Realmente, no existía una justificación lógica para discriminar entre sucesores intestados, y hacer de mejor calidad a unos (cónyuge, descendientes o ascendientes) que a otros (resto de colaterales). Así lo ha entendido el legislador, que acierta plenamente en esta norma, plasmada en el artículo 792 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, al permitir promover al cónyuge o cualquiera de los parientes que se crea con derecho a la sucesión legítima la declaración de herederos abintestato ante Notario.

 

El acta se regula ahora en la Ley del Notariado.

 

Hasta ahora, la regulación notarial constaba en el artículo 209 bis del Reglamento Notarial, y ahora se ubica en el artículo 54 de la Ley del Notariado, entendiéndose derogado el primero por el principio de jerarquía normativa y por la cláusula de cierre de la Disposición Derogatoria del Proyecto. No obstante, el propio articulo 54 prevé una remisión al Reglamento que veremos cómo se interpreta, si no es que hay una modificación paralela del mismo.

 

El acta mantiene los puntos fundamentales que hasta ahora tenía, pero los acomoda a las nuevas necesidades, atribuyendo facultades al notario para realizar actuaciones que hasta ahora no podía practicar, como las citaciones edictales o la comunicación al Ministerio Fiscal cuando cualquiera de los interesados fuera menor o persona con capacidad modificada judicialmente y careciera de representante legal, para que se proceda a la designación de un defensor judicial.

 

El esquema del acta es en esencia el mismo.

 

La competencia sigue correspondiendo al Notario con residencia en el lugar en que hubiera tenido el causante su último domicilio o residencia habitual en España. No obstante, y también de modo acertado, se elimina la acreditación preferente por el Documento Nacional de Identidad del causante. El criterio de cierre competencial pasa a ser el del lugar del domicilio del solicitante.

 

Se debe seguir presentando documentos acreditativos del fallecimiento y del parentesco con el fallecido, así como de la falta de título sucesorio, para lo cual ahora, junto con el certificado del Registro General de Actos de Última Voluntad, se cita un documento de “información del Registro Civil”, cuyo contenido imagino que será una certificación por determinar en que se constaten todos o parte los extremos anteriores. Del mismo modo, imagino que dicha certificación no será de expedición gratuita para los interesados.

 

Los solicitantes deberán aseverar la certeza de los hechos positivos y negativos en que se deba fundar el acta y deberán presentar dos testigos que lo corroboren.

 

Cumplidos con los requisitos anteriores, si los herederos son los descendientes, ascendientes o cónyuge, se procederá al cierre del acta una vez transcurridos los veinte días (plazo que podían, de paso, haber eliminado o al menos reducido).

 

¿En qué difiere cuando son colaterales?

 

En definitiva, en los documentos que probarán la relación de parentesco, que quedarán a la consideración del Notario, y en el plazo y citaciones por anuncios para los desconocidos. Cuando sean el resto de herederos colaterales, el proceso será el siguiente:

 

-Si se ignorase la identidad o domicilio de alguno de los interesados, el Notario dará publicidad del expediente mediante anuncio expuesto por un plazo de un mes en los tablones de anuncios de los Ayuntamientos correspondientes al último domicilio o residencia habitual del causante, al del lugar del fallecimiento si fuera distinto y donde radiquen la mayor parte de sus bienes, sin perjuicio de la posibilidad de utilizar otros medios adicionales de comunicación. Se agradece y abarata el acta el hecho de que los anuncios sean municipales y no haya que acudir, salvo que el notario lo requiera, a anuncios en prensa.

 

-Transcurrido el plazo de veinte días a contar desde la comparecencia del último de los interesados o del transcurso del mes otorgado para hacer alegaciones si faltare por comparecer o por ser localizado alguno de ellos, el Notario hará constar su juicio de conjunto sobre si quedan acreditados por notoriedad los hechos en que se funda la declaración de herederos. En caso afirmativo, declarará qué parientes del causante son los herederos abintestato y los derechos que por ley les corresponden en la herencia.

 

-El Notario deberá hacer constar en el acta la reserva del derecho a ejercitar su pretensión ante los Tribunales de los que no hubieran acreditado a juicio del Notario su derecho a la herencia y de los que no hubieran podido ser localizados. 

 

Y si nadie acude a la Notaría, se remite al Estado o Comunidad Autónoma

 

Finalmente, transcurrido el plazo de dos meses desde que se citó a los interesados sin que nadie se hubiera presentado o si fuesen declarados sin derecho los que hubieren acudido, y si a juicio del Notario no hay persona con derecho a ser llamada, se remitirá copia del acta a la Delegación de Economía y Hacienda correspondiente por si resultare procedente la declaración administrativa de heredero.

 

La declaración administrativa de heredero sustituye a la anterior declaración judicial. Esto implica que se modifiquen los artículos 956 a 958 de Código Civil y se acabe con la reacción del año 1928, pues a falta de personas que tengan derecho a heredar heredará el Estado, que ingresará la cantidad resultante de la liquidación en el Tesoro. Implica también la modificación del artículo 14 de la Ley Hipotecaria para admitir como título de la sucesión el testamento, el contrato sucesorio, el acta de notoriedad para la declaración de herederos abintestato y la declaración administrativa de heredero abintestato a favor del Estado.

 

La declaración de herederos de la pareja de hecho.

 

Finalmente, recogiendo las ideas de este extraordinario y extenso post de mi compañero Francisco Mariño, entiendo que el Notario también es competente para la tramitación de las declaraciones de herederos en casos de uniones de hecho a las que la normativa autonómica atribuya derechos sucesorios. Recomiendo además la lectura pausada de dicho post para profundizar en cuestiones como competencia internacional del Notario o la forma de instrumentación del acta.