Blog

El testamento vital o documento de voluntades anticipadas

04 jul. 2017
05 Testamento vital

Una de las situaciones que preocupan cada vez más a las personas es la de una posible incapacidad futura que les impida tomar con autonomía decisiones importantes en su vida personal y patrimonial. 

 

Para minimizar esa preocupación existen varios documentos y posibilidades de actuación, como el documento de autotutela en que una persona designa tutor para sí misma para el caso de incapacitación judicial o el poder general subsistente tras la incapacidad del poderdante conforme al artículo 1732 del Código Civil.

 

Otro tipo de actuación es el documento de instrucciones previas, también denominado testamento vital o voluntades anticipadas, del que vamos a ocuparnos en el presente post, y que pretende cubrir anticipadamente la toma de decisiones sensibles que puedan afectar fundamentalmente a los cuidados médicos y la calidad de vida de la persona cuando ésta se encuentra imposibilitada para hacerlo por sí misma, así como el destino de su cuerpo o de sus órganos, mediante el establecimiento de instrucciones concretas y el nombramiento de un representante para relacionarse con el médico o el equipo sanitario para procurar el cumplimiento de dichas instrucciones.

 

 

La normativa estatal sobre instrucciones previas

 

 

Dicho documento se reconoció, con el nombre de documento de instrucciones previas en el artículo 11 de la Ley de 14 de noviembre de 2002 reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica. Obviamente, dicho artículo permitió su otorgamiento a personas mayores de edad y capaces, añadiendo que son revocables en cualquier momento.

 

La Ley tiene carácter básico, como señala su disposición adicional primera, que dispone que el Estado y las Comunidades Autónomas adoptarán, en el ámbito de sus respectivas competencias, las medidas necesarias para la efectividad de la misma. Tras ello, se crearon diversos Registros de instrucciones previas o testamento vital, cada uno con sus propios y variados requisitos y dependientes de distintas Consejerías de las Comunidades Autónomas. 

 

Posteriormente, para evitar el posible problema que supondría que un paciente hubiera hecho y registrado un testamento vital en una Comunidad y se hubiera hospitalizado en otra, se aprobó la creación de un Registro Nacional de Instrucciones Previas, mediante Real Decreto 124/2007, de 2 de febrero. Este Registro se crea para asegurar la eficacia y posibilitar el conocimiento en todo el territorio nacional de las instrucciones previas otorgadas por los ciudadanos que hayan sido formalizadas de acuerdo con lo dispuesto en la legislación de las comunidades autónomas. 

 

Por tanto, lo que se pretende es que los distintos Registros estén coordinados, de forma que cualquier persona que haya firmado un documento de instrucciones puede estar seguro de que sus últimas voluntades serán conocidas por cualquier profesional médico, independientemente del lugar en que vaya a ser atendido: inscritas las instrucciones previas en el correspondiente registro autonómico, el encargado de este lo comunicará al Registro nacional de instrucciones previas, por vía telemática y dentro de los siete días siguientes a la inscripción efectuada. Se procederá a su inscripción y se notificará el acto de inscripción y registro al registro autonómico por el mismo procedimiento telemático. 

 

 

La normativa sobre voluntades anticipadas en la Comunitat Valenciana

 

 

En la Comunitat Valenciana el primer reconocimiento fue en la Ley 1/2003, de 28 de enero, de la Generalitat, de Derechos e Información al Paciente de la Comunidad Valenciana, cuyos artículos 3 y 17 reconocen el derecho a emitir voluntades anticipadas y regulan el modo de exteriorizarlas. Actualmente, la regulación básica de la materia la encontramos en el artículo 45 de la Ley 10/2014, de 29 de diciembre, de Salud de la Comunitat Valenciana.

 

Para garantizar la efectividad de ese derecho, se desarrolló la regulación de la materia en el Decreto 168/2004, de 10 de septiembre, del Consell de la Generalitat, por el que se regula el Documento de Voluntades Anticipadas y se crea el Registro Centralizado de Voluntades Anticipadas de la Comunidad Valenciana. Dicho Decreto se desarrolla por la Orden de 25 de febrero de 2005, de la Conselleria de Sanidad.

 

 

El otorgante y el representante en el documento de voluntades anticipadas 

 

 

Para consentir dicho documento la normativa exige que el otorgante sea mayor de edad o menor emancipado y por supuesto que tenga capacidad legal suficiente y no restringida. Por supuesto, el otorgante, mientras continúe capaz,  puede sustituir, modificar y revocar el contenido del documento de voluntades anticipadas.

 

Si en el futuro el mismo otorgante está capaz en el momento en que debe afrontar la toma de decisión contenida en el poder, éste mismo será el que deberá consentir, pues su libertad de actuación y la posibilidad de expresar su voluntad prevalece sobre las instrucciones previas dadas.

 

En caso de no estarlo es cuando entrará en juego el documento de instrucciones previas y se contactará con el representante que en el mismo se habrá nombrado para que sea interlocutor ante el médico responsable o el equipo sanitario. 

 

Este representante es una figura esencial para que el documento produzca las efectos queridos por el titular, pues se le faculta en el mismo para interpretar las declaraciones e instrucciones, pudiendo, incluso sustituir la voluntad del otorgante si éste no puede decidir. Podrá ser representante cualquier persona mayor de edad y capaz, salvo el notario autorizante del documento, el funcionario encargado del Registro Centralizado de Voluntades Anticipadas de la Comunidad Valenciana, los testigos ante los que se formalice el documento, de haberlos y el personal sanitario que deba aplicar las voluntades anticipadas. 

 

 

Contenido del documento de voluntades anticipadas

 

 

El contenido principal del documento es un conjunto de instrucciones sobre actuaciones médicas que se podrán o deberán realizar cuando el otorgante se encuentre en una situación de imposibilidad de expresar libremente su voluntad, por razón de falta de capacidad sobrevenida. También existe la posibilidad de hacer constar la decisión futura respecto a la donación de sus órganos o del cuerpo con finalidad terapéutica, docente o de investigación.

 

No podrán tenerse en cuenta voluntades anticipadas que incorporen previsiones contrarias al ordenamiento jurídico o a la buena práctica clínica, o que no correspondan exactamente con el supuesto de hecho que el sujeto ha previsto en el momento de emitirlas.

 

 

Otorgamiento del documento

 

 

La normativa valenciana permite al otorgante optar por varias formas distintas si quiere manifestar anticipadamente su voluntad, entre ellas que el otorgamiento se realice ante notario. A los datos comunes de toda intervención se debe añadir el número de tarjeta SIP y datos de localización del otorgante y del representante, como dirección y teléfono. En caso de otorgante extranjero, se debe incluir también el pasaporte de residente comunitario y país de origen.

 

Concretamente, se permite que el documento se formalice en escritura pública ante notario, pero también permite que se formalice por escrito ante tres testigos mayores de edad y capaces de los cuales dos, como mínimo, no tendrán con el otorgante relación por razón de matrimonio, pareja de hecho, parentesco hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad o relación patrimonial alguna. 

El Registro Centralizado de Voluntades Anticipadas

 

 

Una vez otorgado el documento, podrá ser inscrito en el Registro Centralizado de Voluntades Anticipadas de la Comunidad Valenciana creado en la Conselleria competente en materia de Sanidad, adscrito a la Dirección General con competencias en materia de Calidad y Atención al Paciente. El Registro deberá custodiar los documentos inscritos hasta pasados cinco años del fallecimiento del otorgante. Transcurrido dicho plazo, se podrá proceder a su destrucción. 

 

Dicho Registro podrá ser consultado por el médico responsable de la asistencia de la persona, obteniendo una copia del mismo que deberá incorporarse a la historia clínica del paciente. Además, con el fin de asegurar la eficacia en todo el territorio nacional de las voluntades anticipadas manifestadas por los pacientes, se reconoce en la Ley la posibilidad futura de interconexión con otros Registros similares.

 

Si ha sido otorgando ante Notario, se presentará copia auténtica, mientras que el documento otorgado ante testigos se presentará original por cualquiera de los testigos o por el representante designado, en alguno de los puntos de registro autorizados, del documento original, debiendo comprobarse la veracidad de las firmas de todos ellos mediante testimonio notarial de legitimación de firmas o por reconocimiento o firma ante el responsable del propio registro. 

 

Los puntos de registro autorizados archivarán la copia auténtica del documento notarial o el original del otorgado ante testigos, que se presentarán junto con la solicitud de inscripción y fotocopia del Documento Nacional de Identidad, Pasaporte o cualquier documento oficial que acredite la identidad de la persona otorgante. En caso de haberse hecho ante testigos se añadirá el Documento de identidad de de los tres testigos y en su caso del representante, y una declaración del otorgante en que manifieste que no hay incompatibilidad con los testigos. 

 

Las notarías de la Comunidad Valenciana que así lo soliciten a la Conselleria de Sanidad, podrán registrar los documentos de voluntades anticipadas otorgados ante ellos accediendo telemáticamente al Registro mediante certificado digital reconocido expedido por ANCERT, por ACCV (Autoridad de Certificación de la Comunidad Valenciana), o por cualquier prestador de servicios de certificación con el que la Generalitat Valenciana haya establecido convenio de reconocimiento.

 

Son puntos de registro del documento cada Servicio de Atención e Información al Paciente de la red hospitalaria pública de la Comunidad Valenciana así como las direcciones territoriales y en los servicios centrales de la Conselleria de Sanitat.