Blog

Testamento de británico en España anterior al Reglamento Sucesorio Europeo

01 abr. 2019
8 Testamento británico GJ

La Sentencia del Tribunal Supremo 56/2019 de 15 de enero, en la que ha sido ponente Doña María de los Ángeles Parra Lucan, versa sobre la resolución de un conflicto de normas de derecho internacional privado en materia de sucesiones, concretamente de determinar si, en contra de la voluntad de un ciudadano inglés que dispuso de sus bienes de conformidad con su ley nacional, es aplicable el reenvío a la ley española, conforme a la norma de conflicto inglesa que establece que la sucesión por causa de muerte se rige, para los bienes inmuebles, por la ley de su situación, y para los bienes muebles por la ley del domicilio del causante.

 

Es relevante que el ciudadano inglés había otorgado testamento en el año 2007 en el que había instituido heredera "en todos sus bienes muebles e inmuebles radicantes en España" a su esposa. El hijo de un matrimonio anterior interpone demanda por la que solicita que se declare que es legitimario y se reduzca la institución de heredera realizada en el testamento otorgado por su padre en la parte que perjudique su legítima.

 

El recurso de casación se funda en un único motivo, en el que denuncia infracción del artículo 12.2 del Código Civil en relación con el artículo 9.8, basándose en que el causante residía y tenía sus bienes muebles e inmuebles en España, remitiéndose a la jurisprudencia que ha declarado aplicable la ley española, a la que reenvía el derecho inglés, al no vulnerar los principios de unidad y universalidad de la sucesión.

 

Hace el Tribunal las siguientes matizaciones: por el momento en el que se produjo el fallecimiento (2011) es inaplicable el Reglamento 650/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 4 de julio de 2012, y entiende que tampoco son aplicables al caso las disposiciones transitorias del Reglamento en los artículos 83.2 y 83.4, puesto que para la aplicación de estas transitorias es preciso que el fallecimiento tenga lugar después del 17 de agosto de 2015 conforme al artículo 84. 

 

Consecuentemente, el litigio debe resolverse con arreglo a los artículos 9.8 y 12.2 del Código Civil y a su doctrina jurisprudencial sobre reenvío en el ámbito sucesorio. Aplicando esta doctrina, la sala dice que el artículo 9.8 no utiliza la autonomía de la voluntad como punto de conexión, de modo que no permite al causante elegir la ley que rige su sucesión, y que el artículo 12.2 no excluye el reenvío por el hecho de que el causante haya elegido la ley aplicable a su sucesión. 

 

Por ello, el Tribunal ha admitido el reenvío a la ley española, a pesar de que el causante otorgó testamento conforme a la libertad de testar de su ley personal, en las Sentencias 849/2002 de 23 de septiembre, y 490/2014 de 12 de enero de 2015. En estas dos sentencias fue relevante que se había considerado probado que todos los bienes del caudal relicto eran inmuebles que se encontraban en España, por lo que en virtud del reenvío que hace la ley inglesa a la ley española, toda la sucesión se regía por la ley española. Es decir, la aplicación del reenvío en estos supuestos no provocó un "fraccionamiento legal de la sucesión".

 

En consecuencia, en el presente caso en que el único inmueble propiedad del causante está situado en territorio español (por lo que la norma de conflicto inglesa remite al Derecho español) y el último domicilio del causante se encontraba en España (por lo que la norma de conflicto remite también para la sucesión de los bienes muebles al Derecho español) en virtud del reenvío previsto en el artículo 12.2 del Código Civil, es de aplicación a toda la sucesión la ley española, con la que además la sucesión guarda una conexión más estrecha que con la derivada de la nacionalidad del causante, dado que el mismo residía en España, donde falleció, y donde se encuentran los bienes del caudal hereditario y las personas llamadas a la sucesión.