Blog

La unión de hecho. Regulación en la Comunitat Valenciana.

07 ene. 2015
Unión de hecho

Aunque no todos los días, cada vez es más habitual que acudan parejas a la notaría que forman una unidad familiar sin estar casadas. Y a su vez, pueden simplemente convivir, con o sin hijos en común, o pueden haber formalizado una unión de hecho conforme a la normativa que sea aplicable.

 

Lo cierto es que es indudable que el concepto tradicional de familia está en continuo cambio, ya que ni siquiera una situación tan común actualmente como la unión de hecho, era ampliamente admitida hace unos años, y había que recurrir a interpretaciones legales, analogías e incluso a la inventiva para atribuirles efectos.

 

Todavía recuerdo las definiciones y problemas de las uniones de hecho la primera vez que cogí el tema 105 de derecho civil. Eso fue hace unos trece años, y los textos que se manejaban entonces parecen pertenecer a una sociedad completa y radicalmente distinta a la actual. Incluso se llegaba a plantear la constitucionalidad de la regulación de las mismas, cuestión creo que absolutamente superada actualmente. 

 

¿Qué es una unión de hecho?

 

Lo que no ha cambiado es la esencia de la unión de hecho, ya que sigue siendo, con muchos matices, una unión de dos personas que conviven fuera del matrimonio. No obstante, sí hay cosas que han cambiado, y es la concepción de la unión de hecho como la forma de organizar una familia del que no quiere contraer matrimonio, por la causa que sea, pero quiere tener sus efectos. Y digo que ha cambiado porque ahora sí se reconocen abiertamente derechos a las uniones de hecho, aunque sea condicionados en cierto modo a cumplir unas formalidades legales que pretenden probar la verdadera existencia de las mismas.

 

Las relaciones entre unión de hecho y matrimonio.

 

Y eso hace que la diferencia “por los papeles” entre unión de hecho y matrimonio se diluya: En general, hay que constituir formalmente la unión de hecho (como hay que casarse formalmente), hay que inscribirla (no en el Registro Civil, pero sí en el de Uniones de Hecho de la Comunidad que corresponda) y, cuando finaliza, hay que extinguirla. 

 

A pesar de todo, sigue existiendo diferencia legal entre ambas, siendo además ésta constitucional, pues, como ha declarado el Tribunal Constitucional en la Sentencia 93/2013, de 23 de abril, el legislador puede establecer regímenes de convivencia more uxorio con un reconocimiento jurídico diferenciado al del matrimonio, como en materia de pensión de viudedad, sin que sea esto incompatible con el principio de igualdaden tanto en cuanto sólo el matrimonio es una institución social garantizada por la Constitución y el derecho a contraerlo es un derecho constitucional (art. 32.1 CE), circunstancias que no son predicables de la unión de hecho more uxorio”. 

 

Como apunte de derecho notarial, el Reglamento Notarial sí identifica la unión de hecho al matrimonio en sus artículos 138 y 139, para equiparar los supuestos de incompatibilidad en el ejercicio de la función notarial al matrimonio.

 

Apuntes sobre la normativa valenciana.

 

En la Comunitat Valenciana encontramos la Ley 5/2012, de 15 de octubre, de la Generalitat, de Uniones de Hecho Formalizadas de la Comunitat Valenciana, que entró en vigor el 18 de noviembre de 2012, que sustituye a la anterior de 2001. No obstante, según la Disposición Adicional Única, las uniones inscritas en el Registro de Uniones de Hecho de la Comunitat Valenciana conforme a la ley anterior pasarán a regularse por la nueva ley, siempre que convaliden su inscripción con antes del 18 de febrero de 2015.

 

Quien quiera constituir una unión de hecho, además de tener vecindad civil valenciana, sólo necesitará hacer constar la existencia de convivencia efectiva con su pareja, bien por declaración de voluntad de ambos ante el funcionario encargado del Registro o bien en otro documento público. 

 

Por supuesto, no podrán formarla las personas menores de edad no emancipadas, quienes estén casados sin estar separados legalmente mediante sentencia judicial, quienes mantengan una unión de hecho formalizada con otra persona y quienes sean parientes en línea recta, por consanguinidad o adopción, o colateral, en los mismos términos, hasta el segundo grado.

 

En cualquier caso, la inscripción tiene carácter constitutivo, lo que significa que la unión no existe mientras no se inscriba: La Disposición Final Segunda de la Ley indica que el Consell deberá aprobar el reglamento de organización y funcionamiento del Registro de Uniones de Hecho Formalizadas de la Comunitat Valenciana, pero, previendo el régimen transitorio, la Disposición Transitoria Única dice que la inscripción se llevará a cabo en el Registro Administrativo de Uniones de Hecho de la Comunitat Valenciana existente, que permanecerá vigente hasta la publicación del nuevo reglamento del Registro de Uniones de Hecho Formalizadas. 

 

Organización mediante acuerdos de la unión de hecho.

 

Además, existe la posibilidad de alcanzar acuerdos personales o patrimoniales, que producirán plenos efectos entre los interesados, requiriéndose para que produzcan efectos frente a terceras personas, que se formalicen en escritura pública y se inscriban en el Registro, y, caso de afectar a inmuebles o bienes inscribibles, en el Registro de la Propiedad o Registro correspondiente. No obstante, aunque tales acuerdos no estuvieran documentados ni inscritos, podrán perjudicar a las terceras personas que tuvieren conocimiento de los mismos.

 

En defecto de pacto sobre el régimen económico, se aplicarán las siguientes previsiones:

 

-Son gastos comunes los necesarios para el mantenimiento de sus miembros y el de los hijos comunes que convivan en el hogar familiar. Se reconoce además la afección de los bienes de los convivientes a la satisfacción de los gastos comunes

 

-La obligación de pagar las deudas y cargas comunes lo es en proporción a las respectivas rentas y patrimonios. 

 

-Los miembros de la unión de hecho están obligados a prestarse alimentos, y esto no admite pacto en contrario.

 

-Para disponer de algún derecho sobre la vivienda habitual o sobre los muebles de uso ordinario de la misma, la persona titular necesitará el consentimiento del conviviente. Si uno de ellos realizara un acto de disposición sobre un inmueble que pudiera constituir la vivienda habitual de la unión de hecho formalizada, habrá de manifestar en el documento en que lo formalice si concurre tal circunstancia en el inmueble objeto del acto.

 

Las uniones de hecho y el derecho sucesorio.

 

Y ahora, una de las preguntas más importantes: ¿Si tengo constituida una unión de hecho, heredaré algo cuando fallezca la otra persona?. Pues la normativa valenciana, como ocurre en otras comunidades con derecho civil propio, ha optado por equiparar al conviviente sobreviviente con el cónyuge. 

 

El problema, al menos en la Comunitat Valenciana es que no existe todavía desarrollo normativo propio en materia de derecho sucesorio, por lo que habrá que estar al Código Civil, lo que supone dos consecuencias importantes: En la sucesión intestada será heredero, si no hay hijos y descendientes ni padres y ascendientes, y además, tanto en la testada como en la intestada será legitimario con la cuota que el Código Civil reconoce.

 

Junto a ello, se adjudicarán a la persona sobreviviente los bienes que constituyen el ajuar doméstico de la vivienda habitual, no computándose en su haber hereditario, y excluyendo los objetos de extraordinario valor. Por último, quien sobreviva tendrá derecho al uso de la vivienda habitual de la unión durante un año a contar desde el fallecimiento de su pareja.

 

La extinción de la unión de hecho.

 

Para finalizar, y en relación a la extinción de la unión de hecho, ésta se extingue por común acuerdo o por declaración de voluntad, matrimonio, muerte o declaración de fallecimiento de cualquiera de sus miembros, por cese efectivo injustificado de la convivencia durante un plazo mínimo de tres meses y cuando cualquiera de los convivientes esté incurso en un proceso penal iniciado por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del otro o de la otra o de los hijos comunes o de cualquiera de ellos, y se haya dictado resolución judicial motivada en la que se constaten indicios fundados y racionales de criminalidad. 

 

Cualquiera de sus miembros deberá solicitar la cancelación de la inscripción en el plazo de un mes. La extinción de la unión de hecho formalizada implica la revocación automática de los poderes que cualquiera de sus miembros hubiera otorgado a favor del otro o de la otra durante la unión.