Blog

Algunas actuaciones notariales en Jurisdicción voluntaria

04 feb. 2015
Jurisdicción voluntaria

El Proyecto de Ley de Jurisdicción Voluntaria, que previsiblemente entrará en vigor el 15 de julio de 2015, lleva ya aprobado desde agosto del 2014. Sobre el Proyecto ya he tratado en algunos post cuestiones generales y otras más especiales, como el relativo a la actuación notarial en el ámbito sucesorioel que trata las actas de declaración de herederos o el de las bodas y divorcios ante notario.

 

Esos posts no agotan todas las cuestiones relativas a la actuación notarial en el Proyecto, quedando por tratar otras materias que pueden afectar a la misma, en instituciones tan dispares como la consignación notarial o las subastas.

 

 

Reclamación de deudas dinerarias no contradichas.

 

 

 

Se introduce por la disposición final undécima del Proyecto, un nuevo título VII en la Ley Orgánica del Notariado para regular el expediente de reclamación de deudas dinerarias que pudieran resultar no contradichas

 

Este procedimiento puede ser uno de los más aplicados, por su rapidez en la tramitación y la innegable utilidad de facilitar los trámites en las reclamaciones meramente dinerarias que pueden hacer suponer que no existirá contradicción por el deudor. Los requisitos para su aplicación serán los siguientes:

 

-Debe tratarse de un deuda dineraria de cualquier importe, líquida, determinada, vencida y exigible.

-Se excluye las reclamaciones contra consumidores y las de propiedad horizontal.

-Se acreditará la deuda mediante documentos firmados por el deudor, con su sello o con cualquier otra señal, física o electrónica, o mediante facturas, albaranes de entrega, certificaciones, telegramas, telefax o cualesquiera otros documentos que, aun unilateralmente creados por el acreedor, sean de los que habitualmente documentan los créditos y deudas.

-El Notario competente será el del domicilio o residencia del deudor o, si no fueren conocidos, el del lugar en que el deudor pudiera ser hallado.

-Se documentará mediante acta notarial, en la que se requerirá al deudor para que, en el plazo de veinte días, pague al peticionario, acreditándolo ante la Notaria, o comparezca ante ésta para realizar el pago o alegar las razones por las que, a su entender, no debe, en todo o en parte, la cantidad reclamada.

-Si el deudor no pudiere ser localizado, no se le pudiere hacer entrega personal del requerimiento o fuera localizado en otro lugar donde no tenga competencia, el Notario dará por terminada la actuación, quedando a salvo el ejercicio de su derecho en vía judicial o ante Notario competente.

-Se tendrá por realizado el requerimiento si el deudor es localizado y efectivamente requerido por el Notario, aunque rehusare hacerse cargo de la documentación. También será válido el requerimiento realizado a cualquier empleado, familiar o persona con la que conviva el deudor, siempre que sea mayor de edad, cuando se encuentre en su domicilio.

-Si, una vez entregado el requerimiento el deudor compareciere y pagare la deuda, el Notario hará entrega de la cantidad al acreedor.

-El acreedor podrá solicitar el cierre del acta si el deudor le ha satisfecho la deuda.

 

 

Subastas notariales.

 

 

 

La Disposición final undécima modifica la Ley Orgánica del Notariado para regular el expediente de subasta notarial.La normativa es supletoria de las normas aplicables a cada tipo de subasta, siendo de aplicación a las que se realizaran en cumplimiento de una resolución judicial, de una cláusula contractual o testamentaria.

 

Será Notario competente, en el caso de bienes inmuebles, el que tuviera su residencia en cualquiera de las poblaciones en que radique la finca o cualquiera de las fincas. Tratándose de bienes muebles, acciones o participaciones societarias, será competente cualquiera de los del domicilio del titular, y si fueran varios titulares, el correspondiente al domicilio de cualquiera de ellos.

 

El Notario convocará la subasta, que será electrónica y se llevará a cabo en el Portal de Subastas de la Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado. En todo caso corresponderá al Notario la autorización del acta que refleje las circunstancias esenciales y el resultado de la subasta y, en su caso, la autorización de la correspondiente escritura pública.

 

El anuncio de la convocatoria de la subasta se publicará, además de los lugares designados por el promotor del expediente, en la sección correspondiente del Boletín Oficial del Estado. La convocatoria de la subasta deberá anunciarse con una antelación de, al menos, 24 horas respecto al momento en que se haya de abrir el plazo de presentación de posturas.

 

El Notario notificará al titular del bien, salvo que sea el propio solicitante, la tramitación de la subasta, así como todo el contenido de su anuncio y el procedimiento seguido para la fijación del tipo de subasta. También le requerirá para que comparezca en el acta en defensa de sus intereses. 

 

El tipo de la licitación de la subasta será el 70 por 100 de la valoración y, si no estuviere contractualmente establecida o no hubiera sido suministrada por el solicitante cuando éste pudiera hacerlo por sí mismo, será fijada por perito designado por el Notario. 

 

Si el bien subastado fuera inmueble, el titular o su representante otorgará ante el Notario escritura pública de venta a favor del adjudicatario al tiempo de completar éste el pago del precio. Lo mismo se hará en los demás casos en los que la ley exige documento público como requisito de validez o eficacia de la transmisión, así como en cualquier otro caso en que el adjudicatario lo solicite. En los demás supuestos, la copia autorizada del acta servirá de título al rematante.

 

 

La consignación notarial.

 

 

 

Entre los expedientes de jurisdicción voluntaria en materia de obligaciones se regula la posibilidad de realizar losofrecimientos de pagos y consignaciones ante Notario. El requisito civil para su aplicación, conforme al artículo 1176 del Código Civil es que el acreedor a quien se ofrezca el pago esté ausente, se niegue sin razón a admitirlo, a otorgar el documento justificativo de haberse efectuado o a la cancelación de la garantía. En todos esos casos tendrá carácter liberatorio para el deudor.

 

La competencia para ello se distribuye entre el Juzgado y el Notario, conforme al artículo 1178 del Código Civil, y además se modifica la Ley Orgánica del Notariado para regular esta figura en el artículo 68, tratándola como un acta de depósito, figura que parece se adecua bastante bien a la idea de consignación y custodia notarial con obligación de restitución. El depósito, como regla general, se realizará en el establecimiento que designe el Notario, y, como regla especial, el Notario podrá designar como depositario al propio deudor.

 

Ahora bien, el concepto de depósito no implica ofrecimiento de pago, por lo que, con independencia de que el deudor haya hecho un ofrecimiento previo privado, el notario deberá requerir al acreedor, y éste contestará, en su caso, aceptando el pago o lo consignado, dando por finalizado el expediente. Si transcurrido el plazo que se haya fijado no procediera a retirarla, no realizara ninguna alegación o se negara a recibirla, se procederá a la devolución de lo consignado sin más trámites y se archivará el expediente.

 

Para un estudio comparativo sobre la consignación judicial y notarial, se puede consultar este post.

 

 

Designación de peritos en contratos de seguro.

 

 

 

El Proyecto modifica el artículo 38 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro, para admitir el nombramiento notarial de peritos en los contratos de seguro, cuando no haya acuerdo entre peritos y no haya conformidad en el nombramiento de un tercer perito. 

 

Se regula en el nuevo artículo 77 de la Ley del Notariado. La competencia corresponderá al Notario al que acudan las partes y que tenga su residencia en el lugar del domicilio del asegurado. Se iniciará el expediente mediante escrito (al que se acompañará la póliza de seguro y los dictámenes de los peritos) presentado por cualquiera de los interesados, en que se hará constar el hecho de la discordia de los peritos y se solicitará el nombramiento de un tercer perito. 

 

El Notario convocará a una comparecencia a fin de que los interesados se pongan de acuerdo y si no hubiere acuerdo, se procederá a nombrarlo. El nombrado deberá manifestar si lo acepta o no, lo que podrá realizar alegando justa causa. Deberá el perito emitir el dictamen en el plazo previsto por las partes y, en su defecto, en el plazo de treinta días a partir de la aceptación del nombramiento. Emitido el dictamen, se incorporará al acta y se dará por finalizada.

 

En materia arancelaria, la Disposición adicional segunda dice que la designación notarial de peritos prevista en la normativa del contrato de seguro será gratuita.

 

 

Expedientes mercantiles sobre depósitos y títulos valores.

 

 

 

Se añade un artículo 75 a la Ley Orgánica del Notariado para que los poseedores legítimos de títulos valores que hubieren sido desposeídos de ellos o sufrido su destrucción o extravío, soliciten del Notario competente las medidas previstas en la legislación mercantil. Será competente el Notario del lugar de pago cuando se trate de un título de crédito, del lugar de depósito en el caso de títulos de depósito, o el del lugar del domicilio de la entidad emisora cuando los títulos fueran valores mobiliarios.

 

Por otra parte, se añade un artículo 76 a la Ley Orgánica del Notariado para que, en todos aquellos casos en que proceda el depósito de bienes muebles, valores o efectos mercantiles, pueda éste realizarse ante Notario mediante acta de depósito. Añade el mismo artículo que en todos los casos en que, por la legislación mercantil, se permita la venta de los bienes o efectos depositados, el Notario, a instancia del depositante o del propio depositario, podrá convocar y proceder a la venta de los bienes del modo previsto para las actas de subasta.